El funeral, los cuarenta hipócritas y un farsante


image

Mundo – Cultura y Espectáculos – Tecnología – Salud – Ciencia – Medio ambiente – Sociedad

Editorial de PALESTINA HOY 13 de diciembre 2013 Por: Abdo Tounsi – TunSol

El funeral, los cuarenta hipócritas y un farsante

image

 Las noticias: “Muere Nelson Mandela a los 95 años/ Decenas de jefes de Estado y miles de personas despiden este martes al líder sudafricano en Johannesburgo / El ‘falso’ intérprete del funeral de Nelson Mandela alega que sufrió un brote esquizofrénico”

Desde hace décadas, la hipocresía universal anda protagonizando escenificaciones de gran importancia en las salas y los auditorios de grandes reuniones, conversaciones a 1+20 bandas y cumbres de sus pesos pesados, pero nunca lo hizo en un estadio y en una ocasión donde los ojos del mundo solo tenían que mirar la caja tonta para verla en su gran traca escénica jamás presentada.

Era el funeral del “Padre Madiba”, era un homenaje a un ser que deja un legado sin herederos, pero resultó que su familia falsa era grande y como sucede en las mejores familias, las peleas por la herencia empezaron en el mismo funeral. Allí estaba la ricachona doña Hipocresía con sus hijos, todos trajeados para la ocasión y con sus corbatas negras (sogas de la conciencia humana) Pero también estaba la familia real y pobre de Madiba, en las otras gradas bajo la lluvia, cantando y bailando como es de costumbre. Mientras tanto, entre los cuarenta hipócritas y el farsante de la grada de enfrente, bailaban: las máscaras, los celos, las falsedades su baile del sigiloso ladrón que esperaba poder abrir la caja fuerte y apoderarse del botín: EL LEGADO DE MANDELA.

Unos detrás de otros iban ocupando el atril para dar su último adiós a Mandela, esbozando lo mejor de la retórica aprendida en las mejores universidades del mundo; algunos con masters, otros con doctorados en Artes Escénicas de Hipocresía Universal. Estaban en su salsa, sabían lo que se jugaba y todos iban a por ello. Era el botín que jamás pudo ser más apreciado para su condición de falsos, era la glorificación de sus actos envolviéndose con la túnica del Cesar y laureados ante el mundo entero con el legado de Mandela. Un ser humano que deja una herencia muy valiosa para los pueblos oprimidos, para el humano afligido, para la libertad y la dignidad, para todos por igual: en definitiva eran los DDHH como botín para estos caraduras.

Que un mandatario que condenó a todo un país (Iraq) de más de 40 millones de seres humanos a la miseria absoluta, por ser el pistolero del mundo haciendo de sheriff y de bandido a la vez, se presente en el funeral del homenaje a la justicia y la libertad, buscando su parte del botín, dejaba bien al descubierto la clase de canallada que iba a ser esa representación y presentación de su madre doña Hipocresía. No menos podemos decir de los que le apoyaron entonces, presentes junto a él como damas de “honor”.

La lista es larga y penosa, el historial de violadores de los DDHH, presentes en el funeral, daba a entender que la caza de hacerse con el trofeo de la gran farsa, se había abierto en un Grand Slam de hipocresía y el torneo se hacía en el atril con indirectas al otro: que tú eres villano y yo soy el merecedor de la herencia. Los cuchillos (que bien saben manejar estos comisionistas de almas humanas) estuvieron como hachas voladoras, para quitarse de encima al otro, una pelea de iguales en la hipocresía que se saldó con empate.

Para que no falte nadie en la escenificación, se presentó el falso intérprete para sordomudos ¡que maravillosa es la providencia! al parecer tuvo que decir al mundo en el idioma que entiende, que todo esto es falso y todos somos culpables de presenciar tal bochornoso acto, convirtiéndose en un funeral de la dignidad humana, es la otra cara de la moneda de la misma providencia que parece decir: “os habéis quedado huérfanos de un hombre digno y esto es lo que tenéis ahora”

Qué gran sabiduría fue la de la FUERZA MORAL que no quiso estar presente en tales gradas y se instaló enfrente, mirando cómo se encargaba el destino de presentar la farsa en toda su crueldad y desfachatez.

Del legado de Nelson Mandela: “SABEMOS MUY BIEN QUE NUESTRA LIBERTAD SIN PALESTINA LIBRE ESTÁ INCOMPLETA”

image

 

 

Anuncios

, , , ,

  1. Deja un comentario

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: