El café; un aroma en las casas árabes


Cafe cabecera

Qué decir del café arábigo y su mágico aroma… Desde pequeño ese aroma junto al de  hierbabuena en el té, asaltan mis sentidos olfativos y gustativos sin pedir permiso alguno, tal y como sucedía en mi casa a lo largo de muchas mañanas, tardes y noches… Casi las 18 horas del día ese aroma no abandonaba la casa, no era de extrañar ya que la DALA (la cafetera del café turco, un utensilio que lleva un mango largo) no abandonaba el fuego, por una razón u otra siempre había alguien haciendo ese café que o era para sí mismo o para los muchos miembros de la familia o para las numerosas visitas que llenaban una u otra sala… Se me antoja aquí y ahora rendir un homenaje a mi MADRE que con su sabiduría de mujer de saber estar, reunía a muchos en casa, hasta el punto que yo llegaba a pensar que aquello era un DIWAN (un sitio donde se reúnen los personajes para una tertulia de intelectuales o donde se hacen las recepciones que las amas de casa organizaban con cierta frecuencia)… Cierto es, que estas costumbres desde hace algún  tiempo han entrado en una decadencia brutal, al menos como las he conocido yo en el mundo árabe, donde la gente tenía tiempo para esa taza de café en una casa de armonía y paz.

Bueno, ya tocaba hablar del café como producto natural que entraña muchos misterios que la ciencia poco a poco ha ido descubriendo… El café tiene como todo lo antiguo una leyenda que relata su historia, donde se cuenta que un pastor árabe observó las cualidades del fruto de una planta que encontró en las tierras africanas pegadas al mar rojo y se la llevó al Yemen, al sur de la península arábiga, donde fue cultivada y apreciado su fruto por los mandamases de entonces, debido a  sus efectos de tonificación.  De los frutos y semillas de la planta de café o cafeto, se elabora una bebida altamente estimulante por contener cafeína. Por extensión, también se puede designar con este nombre al lugar de consumo de esta bebida y sus múltiples variantes.

Parece que las tribus africanas, que sabían del café desde la antigüedad, molían sus granos y elaboraban una pasta utilizada para alimentar a los animales y aumentar las fuerzas de los guerreros. Su cultivo se extendió en primer lugar en la vecina Arabia, llevado probablemente por prisioneros de guerra, donde se popularizó aprovechando la prohibición del alcohol por el Islam. Yemen fue un centro de cultivo importante, desde donde se propagó al resto del mundo árabe. Se le llamó entonces QAHWA (قهوة), que significa vigorizante. Los datos arqueológicos disponibles hoy en día sugieren que el café no fue «domesticado» antes del siglo XV. El proceso de elaboración de la bebida, largo y complejo, explica quizás el descubrimiento tardío de las virtudes de las semillas del cafeto, poco atractivas inicialmente. Los recientes descubrimientos (1996) de un equipo arqueológico británico, aún por confirmar, dejan entrever la posibilidad de que el consumo comenzara a partir del siglo XII, en Arabia.]

Los efectos del café eran tales que fue prohibido en la llamada de imanes ortodoxos y conservadores en La Meca en 1511 y en El Cairo en 1532, pero la popularidad del producto, en particular entre los intelectuales, impulsó a las autoridades a cancelar el decreto. En 1583, Léonard Rauwolf, un médico alemán recién llegado de un viaje de diez años por Oriente Medio, fue el primer occidental en describir el brebaje:

Una bebida tan negra como la tinta, útil contra numerosos males, en particular los males de estómago. Sus consumidores lo toman por la mañana, con toda franqueza, en una copa de porcelana que pasa de uno a otro y de la que cada uno toma un vaso lleno. Está formada por agua y el fruto de un arbusto llamado bunn .

El cultivo del café se encuentra ampliamente difundido en los países tropicales y sub-tropicales. Llama particularmente la atención el caso de Brasil por que concentra poco más de un tercio de la producción mundial. Los granos del café son uno de los principales productos de origen agrícola que se comercializa en los mercados internacionales y a menudo supone una gran contribución a la economía de exportación de las regiones productoras. El cultivo del café, está culturalmente ligado a la historia y al progreso de muchos países que lo han producido por más de un siglo. La industria del café mueve en la actualidad 70.000 millones de dólares al año, cifra superada únicamente por el petróleo en lo que se refiere a exportaciones a escala mundial, según la revista Investigación y Ciencia.

Aquí os pongo dos formas de preparar el café en las casas árabes:-

La árabe

Cafe 13Tostamos los granos de café hasta que tengan un color marrón claro, eso nos indica que tiene un tueste medio, los molemos hasta dejarlos muy finos, casi polvo.

Ingredientes para medio litro de agua:

·         Dos cucharas del café tostado y molido (los beduinos utilizan un mortero muy peculiar para machacarlo que se llama mihbag)

·      Cafe 9 Una cucharita de cardamomo molido

·      Cafe 10Una cucharita de jengibre molido

·     Cafe 11Una cucharita de clavo de olor o girofle molido

En la península arábiga se añade también Ammi majus (una planta que se encuentra actualmente en Egipto y en Arabia, se estudia sus beneficios contra el cáncer y el Sida)

Modo de preparación:

Cafe 12

·         Calentamos medio litro de agua

·         Añadimos dos cucharas de café

·         Cuando el agua empieza a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos un ¼ de hora

·         Añadimos:

  • Una cucharita de cardamomo molido
  • Una cucharita de jengibre molido
  • Una cucharita de clavo de olor o girofle molido

·          Los dejamos que hiervan junto al café

·         Tapamos la cafetera durante ½ hora

Para servir:

·         Calentamos el café

·       Cafe 2Si disponemos de una DALA árabe vertimos el café en ella y añadimos cinco granos partidos de cardamomo

·       Cafe 5Se sirve en una taza sin asa y muy poco (menos de la mitad)

·       Cafe 7Se ofrece al visitante de pie y se espera a que termine

·         Si el visitante no quiere más, mueve la mano que lleva la taza. De lo contrario le sigues sirviendo hasta que se harte…

A la turca (Turkish Coffee)

Cafe 1Para preparar este café a la turca, preferentemente deberás conseguir una cafetera tipo DALA, que son de cobre u otro material con un mango largo para poder manejarlo encima del fuego sin quemarse la mano.

Para preparar el café a la turca necesitas estos ingredientes (para cuatro personas):

·         20 gramos de café molido (el habitual)

·         Cuatro tazas de agua

·         Cuatro cucharitas de azúcar

Modo de preparación:

·         Pones el café molido en la cafetera, el azúcar y el agua fría.

·         Revuelve todos los ingredientes y pon a calentar a fuego lento.

·         Mientras se va preparando el café, no dejes de revolverlo.

·         Cuando empiece a despedir espuma, retíralo del fuego y reparte la espuma entre las tazas para servir.

·         Luego, coloca nuevamente el café en el fuego.

·         Cada vez que llega al punto de ebullición, retíralo del fuego. Así tres veces sin dejar de mover

·         Llenar las tazas.

Para servir:Cafe 8

·         Se ponen las tazas llenas de café en una bandeja

·         Se ponen los correspondientes platos apilados

·         Un vaso de agua

·         Se ofrece a los invitados a que tomen un plato y una taza

·         Se le facilita donde ponerlo en caso que lo desee (Esto invita a la charla pausada que es como los árabes lo toman)

·         Cafe 4Al terminar de tomar el café, se puede hacer lectura de posos de café para los invitados si tienes la suficiente imaginación y habilidad de futurólogo. ¿Cómo? Pues moviendo los posos y volcando la taza sobre el plato y esperar unos minutos hasta que se sequen los posos.

Cafe 3¡Cuántas tertulias he vivido en la casa de mis padres alrededor de un café y las lecturas de sus posos!… Estos son los recuerdos que enriquecen mi existencia, espero que os sirva para que tengáis buenos momentos y saber apreciar cada reunión en familia o con amigos, alrededor de una mesa con una buena cafetera. Saludos

Cafe 15

 

Abdo Tounsi  20 de julio 2011

[tweetmeme only_single=”false”]

,

  1. #1 por Jasmin Kalil el 29/07/2011 - 4:13

    excelente , !!! felicitaciones y es verdad un cafe con cardamomo invita a conversar y ser generoso y se lleva en el alma ese aroma impregnado en nuestras raices.salam.

    • #2 por Abdo Tounsi el 29/07/2011 - 5:29

      Así es hermana… Es un aroma apreciado de nuestra cultura… Salam

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: