La ilegal ley israelí de “combatientes ilegales”


la-ilegal-ley-israeli-de-combatientes-ilegales-29-jun-2012

La ilegal ley israelí de “combatientes ilegales” [a propósito del caso As-Sarsak y su huelga de hambre más larga de la historia]
Abdel-Nasser Ferwana /29- jun-2012/ Palestine Behind Bars

Mahmud As-Sarsak, del campo de refugiados de Rafah, al sur de la Franja de Gaza, fue arrestado por Israel en el paso de Beit Hanun (Eretz) el 22 de julio de 2009 mientras viajaba para tomar parte en juegos olímpicos en calidad de futbolista de la selección palestina. Desde entonces está languideciendo en las cárceles de Israel, sin acusación ni juicio.

A un mes de su arresto, el 23 de agosto 2009, las autoridades de la ocupación israelí pusieron a As-Sarsak bajo el estatus de ‘combatiente ilegal’, sustrayéndose de presentar información alguna sobre su detención, mientras que al detenido se le prohibía todo contacto con su familia. Pero Israel aplicaba ya desde 2007 la prohibición de visitas familiares a todos los detenidos provenientes de Gaza.

En el pasado mes de marzo 2012, Mahmud decidió iniciar una huelga de hambre contra su detención ilegal y se niega a aceptar el estatus de ‘combatiente ilegal’, condición de detención similar a la ‘detención administrativa’, es decir, sin fundamento ni procedimiento legal.

Hoy Mahmud As-Sarsak lleva más de 3 meses en huelga de hambre y está en riesgo de muerte. [Unos días después de haberse publicado este artículo, As-Sarsak puso fin a su huelga de hambre de 95 días luego de conseguir de parte de autoridades petitenciarias israelíes un compromiso escrito para liberarlo el 10 de julio 2012].

En base a sus propios datos -secretos-, la administración carcelaria sostiene que Mahmud es el único ‘combatiente ilegal’, pero queremos aclarar esto y llamar la atención especialmente sobre su caso.

El tratamiento de los llamados ‘combatientes ilegales’ es una realidad que ha recibido escasa atención de las organizaciones de derechos humanos. Conocemos el caso de los soldados libaneses Mustafa Ad-Dirani y Shaykh Abdel Karim Obeid, liberados en 2004, y sabemos que el mismo tratamiento se aplica a los detenidos provenientes de Gaza.

¿Cuándo emitió Israel la ley sobre ‘combatientes ilegales’? ¿Cuál es su función? ¿Qué llevó a Israel a pensar en una ley de este tipo y por qué la aplica contra estos detenidos palestinos?

Precedentes jurídicos:

Los dos libaneses nombrados arriba fueron hechos prisioneros para intercambiarlos por la liberación de soldados israelíes.

En 2000 la suprema corte israelí se pronunció contra su detención con fines de intercambio, pero no emitió ninguan otra decisión, por ejemplo respecto a su liberación.

La aprobación de esta ley por el parlamento israelí -knesset-, se produjo en marzo de 2002, precisamente como intento de justificar la detención prolongada de los dos libaneses sin pruebas ni juicio.

En 2003, poco antes de ser liberados, fueron presentadas varias peticiones para abolir esta ley. El tribunal no se pronuncó al respecto, dilatando la cuestión para después de la liberación, ocurrida en 2004 en un intercambio de prisioneros con Hezbollah.

Una vez liberados los dos libaneses, el tribunal argumentó que las apelaciones eran dignas de discusión y deliberación, pero que la cuestión se había ya esfumado ya que no quedaba ningún prisionero con ese estatus y el problema de la validez/legalidad de esta ley ya no se planteaba.

Aquel episodio tiene importancia porque de haberse reconocido la corrección de las apelaciones, muchos palestinos de Gaza podrían presentar otros recursos.

¿Cuál es la definición de combatiente ilegal?

Es definido como la persona que toma parte en actos hostiles contra el estado de Israel, directa o indirectamente y a la cual no se aplica el estatus de prisionero de guerra según lo establece el artículo 4 del III Convenio de Ginebra (agosto 1949) sobre prisioneros de guerra. [1]

Esta categorización pretende dejar a los prisioneros fuera de la cobertura del derecho internacional, privándolos de todos sus derechos y adjudicando a Israel la capacidad de detenerlos por tiempo indefinido.

Basados en la ley de combatientes ilegales, los oficiales del ejército israelí emiten órdenes para detener a cualquier persona si lo suponen ‘combatiente ilegal’, presentando luego ante la corte central de Jerusalén información ‘confidencial’ aportada por el servicio de inteligencia israelí y sin ninguna evidencia.

La ley de ‘combatientes ilegales’ en el contexto internacional. Antecedentes históricos:

Esta ley es una grave violación al derecho internacional humanitario y las leyes sobre derechos humanos, que establecen el modo de realizar el arresto, los lugares de detención, los derechos del detenido, su protección y la garantía de juicio justo, para impedir que el detenido quede fuera de la cobertura de la ley y no se le niegue la defensa o la notificación de la acusación que se le imputa.

El diseño de esta ley se remonta a los años ’40, cuando fue tomada en consideración por la suprema corte estadounidense, en el contexto de la segunda guerra mundial. Si bien unos pocos expertos en derecho internacional reconocen el concepto de combatiente ilegal, la gran mayoría de ellos no lo reconocen y lo consideran ilegal.

Por cierto, en EEUU, en marzo 2009, se anunció que el gobierno del presidente Obama anuló la denominación de ‘combatientes enemigos’ o ‘combatientes ilegales’ contra los detenidos en Guantánamo y adoptó la ley internacional como base para el tratamiento de los prisioneros.

La ley de combatientes ilegales como instrumento por fuera de la legalidad:

Cuando los tribunales militares israelíes dictan resoluciones contra uno o algunos prisioneros considerándolos ‘combatientes ilegales’, se podría pensar que el gobierno de la ocupación considera al resto de los prisioneros palestinos ‘combatientes legítimos’ a los que se aplica el Convenio de Ginebra sobre prisioneros de guerra por ejemplo, que establece sus derechos.

Pero en realidad, Israel trata a todos los prisioneros palestinos y árabes como ‘combatientes ilegales’, según los dictados de sus tribunales militares, privándolos de todos sus derechos, consagrados en los Convenios de Ginebra, el III sobre los prisioneros de guerra y el IV sobre la protección de civiles en tiempos de guerra. La lista de violaciones israelíes a los dos convenios es interminable.

Ya sea que los prisioneros sean considerados prisioneros de guerra o ‘combatientes ilegales’, la Resolución 43/173 de la Asamblea General de la ONU del 9 de diciembre 1988 [2], dispone que todas las personas sometidas a cualquier forma de detención deben ser tratadas con humanidad y respeto por su dignidad. Pero, los tribunales israelíes intentan dar una cobertura ‘legal’ a las violaciones y crímenes cometidos contra estos prisioneros.

¿Por qué las autoridades de ocupación recurren a la ley de combatientes ilegales?

En mi opinión, las autoridades de ocupación recurren a este procedimiento para evitar la presentación de pruebas y castigar a los detenidos por actos que no están tipificados como delitos en la legislación israelí [y que no son delitos para el derecho internacional].

Entonces, crearon la ‘ley de combatientes ilegales’ y llevan ante juez militar al detenido con el argumento de contar con ‘pruebas’ confidenciales aportadas por sus servicios de inteligencia, las cuales no se ponen a disposición del prisionero ni sus abogados, y mantienen al prisionero encarcelado por tiempo indefinido para doblegarlo o someterlo a presión y extorsión y para utilizarlo como objeto de negociación [bajo una apariencia de ‘legalidad’].

Y no sólo aplican esta ‘ley’ para nuevas detenciones sino que las autoridades de ocupación también recurren a ella para retener en sus cárceles a prisioneros que ya fueron juzgados y cumplieron su condena, o al término de una detención administrativa.

¿Quiénes son los detenidos sometidos a la ley de combatientes ilegales?

Habíamos ya dicho que la ley de combatientes ilegales se remonta a 2002, para intentar justificar la prolongada detención de los libaneses Abdel Karim Obeid, que fue secuestrado por los israelíes en Líbano en 1989 y Mustafa Dirani, secuestrado en 1994, ambos liberados en un intercambio de prisioneros entre Hezbollah y el gobierno de la ocupación, el 29 de enero de 2004.

En 2005, con la emisión de la orden militar para poner fin al régimen militar sobre la Franja de Gaza y tratar de renunciar a su responsabilidad sobre ella, como si se pusiera fin a su ocupación, Israel comenzó a catalogar como ‘combatientes ilegales’ a los detenidos provenientes de la Franja que se encontraban bajo detención administrativa.

Así, en lugar de ser liberados, a Riyad Saadi Eiyad, detenido desde 2002, Hassan Masud Eiyad, desde 2003 y otros 3 detenidos administrativos de la Franja de Gaza, les fue remplazado el estatus de detenido administrativo por el de ‘combatiente ilegal’, según una orden militar emitida por el jefe del estado mayor del ejército israelí.

Nasser Masud Eiyad, de 42 años, hermano de Hassan, fue detenido a principios de 2001 en la prisión de Nafha y sólo una hora después de haber sido liberado, fue arrestado nuevamente en el cruce de Eretz, sin poder siquiera saludar a su familia que lo esperaba del otro lado del cruce. Fue llevado a la cárcel del Negev con el pretexto de ser ‘una amenaza para la seguridad de Israel’ y bajo la ‘ley de combatientes ilegales’. Tres de estos detenidos fueron liberados en 2009.

Hay aún un caso más, el de Khalid Ali Salem Said, palestino de Gaza. El 25 de marzo 2008, el tribunal central de Jerusalén convirtió su estatus de detenido administrativo al de ‘combatiente ilegal’.

Esta ley es utilizada por Israel aún hoy como pretexto para detener palestinos de Gaza y para realizar arrestos masivos intentando sustraerse a los deberes de respetar los derechos y los procedimientos administrativos y jurídicos previstos para las detenciones en el derecho internacional.

La guerra israelí contra Gaza y sus “combatientes ilegales”:

Desde el inicio de la ofensiva israelí contra Gaza, en diciembre 2008, las autoridades israelíes de ocupación anunciaron que tratarían a los detenidos de Gaza según la ‘ley de combatientes ilegales’, privándolos de sus derechos fundamentales establecidos por los Convenios de Ginebra.

Y no se avinieron siquiera a colaborar con el Comité Internacional de la Cruz Roja, ni respondieron a las exigencias de la Autoridad Palestina ni de las instituciones de derechos humanos y además de maltratarlos con crueldad, no dieron información alguna acerca de su cantidad, sus condiciones o sus lugares de detención.

Decenas de ellos fueron llevados a la cárcel de An-Naqab (Negev) y se les negó todo contacto con el exterior, además la administración carcelaria dijo que “los detenidos de Gaza están bajo la exclusiva competencia del servicio de inteligencia interna israelí (shin bet) y del ejército israelí, y son tratados de acuerdo a la ‘ley de combatientes ilegales’ y no se permite contacto ni comunicacación con ellos”.

Detención administrativa y régimen de “combatientes ilegales”:

Los dos sistemas de detención usados por Israel tienen muchas similitudes. Se asemejan en cuanto al secreto de las informaciones y los prolongados tiempos de detención sin presentación formal de acusación ni pruebas. Sin embargo hay algunas diferencias.

La detención administrativa es un instrumento con legitimidad constitucional y está prevista en el derecho internacional que reglamenta su utilización y establece sus limitaciones y su ámbito de aplicación. En particular, los Convenios de Ginebra exigen que se defina la duración de la detención y establecen los derechos del detenido, entre otros, el de ser llevado ante un juez y apelar sus decisiones. Por supuesto, Israel no respeta estas reglamentaciones, limitaciones ni derechos.

La ‘ley de combatientes ilegales’ en cambio, no tiene legitimidad constitucional y sin dudas es una violación al derecho internacional humanitario ya que niega al detenido el ejercicio de sus derechos, incluido el de presentar recurso jurídico en reclamo de los derechos garantizados por el derecho internacional como la discutible duración de la detención. En Israel, aunque intervenga la suprema corte (en cuyo caso se hace cómplice de un procedimiento ilegal), el detenido quedará en prisión por tiempo indefinido y sin fin y su liberación obedecerá al capricho del servicio de inteligencia y los vaivenes políticos.

El único límite de referencia sobre este asunto para Israel es la decisión de algún juez sobre la extensión de la detención cada seis meses.

Detención administrativa en Cisjordania y ‘ley de combatientes ilegales’ en Gaza: dos caras de la misma moneda:

Con la orden militar del 12-sept-2005, que puso fin al régimen militar sobre Gaza, las fuerzas de ocupación reemplazaron la denominación de ‘detención administrativa’ para los detenidos provenientes de Gaza por la denominación de ‘combatientes ilegales’ intentando justificar la detención prolongada, mientras que se sigue aplicando la denominación de ‘detención administrativa’ para los detenidos provenientes de Cisjordania.

Si bien las diferencias son obvias en el campo de la teoría y la legislación, en la práctica que de ellos hace Israel los dos instrumentos de detención son idénticos: ambos violan la legalidad internacional.

La práctica israelí de ambas formas de detención impide todo proceso judicial justo a los palestinos y a los numerosos árabes detenidos en las prisiones de Israel. Ambos métodos se caracterizan por las detenciones prolongadas y el secreto e inaccesibilidad de la información para detenidos, abogados y organizaciones de derechos humanos.

A las organizaciones de derechos humanos: hecha la aclaración sobre esta cuestión, ¿piensan todavía haber trabajado como se debería? ¿serán capaces de extirpar el problema de raíz? Más allá de cuál sea la respuesta, creo que estas preguntan continúan sobre la mesa.

* Abdel Nasser Ferwana, es exdetenido, investigador especializado en asuntos sobre detenidos en Israel y director de la Oficina de estadísticas del Ministerio de asuntos de los prisioneros de la Autoridad Nacional Palestina y miembro del Comité de supervisión de dicho ministerio en la Franja de Gaza.

NdT:

[1] Para ampliar información sobre esta ‘ley’ y sobre legislación internacional aplicable a los prisioneros palestinos ver:
http://www.laestrellapalestina.com/articulos/prisioneros-palestinos-en-carceles-israelies-estatus-legal-y-derehos-a-r-ali-memo-jun-2012.html

[2] Para ver texto completo de la Resolución 43/173 (en español): http://daccess-dds-ny.un.org/doc/RESOLUTION/GEN/NR0/538/45/IMG/NR053845.pdf?OpenElement

 vía la-ilegal-ley-israeli-de-combatientes-ilegales-29-jun-2012

Fuente: Palestine Behind Bars / 11-jun-2012
Traductor: Bea Esseddin

Anuncios

, , ,

  1. #1 por external link el 16/08/2012 - 11:26

    My partner and I stumbled over here coming from a different page and thought
    I might check things out. I like what I see so now i am following
    you. Look forward to looking into your web page again.

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: