La sentencia que exculpa al ejército israelí de la muerte de la joven activista estadounidense Rachel Corrie no va a traer consuelo, ni justicia, a la familia de la víctima, pero tal vez sirva, al menos, para volver a poner sobre la mesa la cruda realidad de la política de demolición de viviendas palestinas que mantiene el Gobierno de Israel.