La sentencia que exculpa al ejército israelí de la muerte de la joven activista estadounidense Rachel Corrie no va a traer consuelo, ni justicia, a la familia de la víctima, pero tal vez sirva, al menos, para volver a poner sobre la mesa la cruda realidad de la política de demolición de viviendas palestinas que mantiene el Gobierno de Israel.

Recortes de Oriente Medio

La sentencia que exculpa al ejército israelí de la muerte de la joven activista estadounidense Rachel Corrie no va a traer consuelo, ni justicia, a la familia de la víctima, pero tal vez sirva, al menos, para volver a poner sobre la mesa la cruda realidad de la política de demolición de viviendas palestinas que mantiene el Gobierno de Israel.

Corrie, que trabajaba como voluntaria en el Movimiento Internacional de Solidaridad con Palestina, murió en 2003, aplastada por una excavadora del Ejército israelí durante una manifestación en la Franja de Gaza en contra de una demolición de viviendas en la localidad de Rafah. Tenía 23 años. Ocurrida en plena segunda intifada, su muerte, que el tribubal israelí califica ahora de “accidente”, se convirtió en un símbolo de la revuelta.

Según la ONG Comité Israelí Contra la Demolición de Viviendas (ICAHD, por sus siglas en inglés), desde el año 1967…

Ver la entrada original 239 palabras más

Anuncios
  1. Deja un comentario

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: