Gaza: Una novia al final del túnel


 

Mai Ahmed, de 26 años y residente de Cisjordania, conoció por Internet a Mohammad Warda, del campamento de refugiados gazatí de Nussirat. Cuando quiso viajar a Gaza, el gobierno israelí le negó el permiso y así comenzó su periplo.

Mai viajó a Jordania, de ahí voló a Egipto y, luego, condujo un automóvil hasta la península del Sinaí, para cruzar por los túneles subterráneos a Gaza. “Es una historia que les contaré a mis nietos”, dijo

Ahora también se trafican novios y novias por los túneles que unen Gaza con Egipto, junto con medicamentos, alimentos, pan, refrescos, autopartes, cemento, pescado y ovejas.
El excavador de túneles Abu Saleem, de 29 años, dijo a IPS que observa un aumento de novias procedentes de Egipto y novios que van en sentido contrario.
La tercera semana de agosto recibió una llamada de su jefe pidiéndole que ayudara a una joven egipcia a reunirse con su novio en Gaza.
Es más barato tener novia en Egipto que aquí, apuntó.

Adel al-Ahmed, 37 años, está feliz con su esposa egipcia Shymaa, después de darse cuenta de que no podía costear la dote de una joven gazatí.
“Es relativamente más barata la dote en algunas partes de Egipto, y las egipcias aceptan de mejor grado vivir en condiciones modestas y sencillas”, explicó.
Las dificultades para obtener permisos de viaje y visas convirtieron a los túneles a una solución para cruzar de Egipto a este territorio y viceversa. Una de las consecuencias es la mayor cantidad de jóvenes gazatíes que abandonan la franja de Gaza, de 140 kilómetros cuadrados, en busca de novias.
Los propietarios de los túneles de la ciudad fronteriza de Rafah solían transportar mujeres y niños como paquete en barriles adaptados. Pero ahora la gente gatea o camina, según la estructura del pasaje subterráneo.

 
Los túneles son considerados ilegales en Egipto, pero son una parte vital de la vida y el comercio a ambos lados de la frontera.
La población palestina considera que son una vía legítima para la circulación de mercancías y personas en el marco del sitio impuesto por Israel poco después de que Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica) obtuviera la mayoría en las elecciones legislativas de enero de 2006.

 
El gobierno israelí sostiene que los túneles facilitan el contrabando y lanza incursiones de rutina para bombardearlos con aviones F-16.
Eso hace de las uniones matrimoniales un negocio riesgoso. Novios y novias también necesitan tramitar un permiso ante las autoridades de Gaza, pues el propietario del túnel puede ser multado con 1.500 dólares.

Adel se casó con una joven palestina, pero debió divorciarse a “pedido de la familia”. Volvió a casarse tras conseguir nueva novia gracias a su hermana, quien se casó con un egipcio en El-Arish.
“Asistí a una boda en Egipto y me presentaron a una hermosa joven con la que luego me casé”, relató. Adel cruzó por vía subterránea. Una vez casados, la flamante pareja tuvo que gatear hasta Gaza, un recorrido de unos 200 metros.

Con el dinero que se ahorró casándose con una egipcia, en vez de una palestina, Adel pudo amueblar un apartamento en Rafah. “Aconsejaría a los jóvenes gazatíes que se casen con egipcias”, apuntó.
Adel pagó 30.000 libras egipcias (unos 5.000 dólares) de dote, pero las condiciones para contraer matrimonio son “muchos más fáciles y menos exigentes”, apuntó.
Ahmed, quien no quiso dar su nombre completo, cruzó a Egipto vía subterránea a visitar a unos familiares y conoció a una joven egipcia. A las pocas semanas cuando regresó, le pidió a su familia que la pidieran en matrimonio.

“Los túneles hicieron que fuera más fácil casarme fuera de Gaza”, dijo a IPS.
Ahmed le había pedido matrimonio a una joven gazatí, pero la familia pidió como condición un apartamento independiente para la pareja. “Ni yo ni mis amigos escuchamos nunca esa exigencia al pedir matrimonio a una egipcia”, apuntó.

Hadeel, una joven palestina veinteañera de Rafah se hizo amiga de una egipcia en el marco de una visita oficial de una organización no gubernamental a Egipto. A los pocos meses, su amiga le informó que su hermano y su familia querían visitar Gaza.

Atravesaron el túnel y Hadeel conoció al hermano de su amiga. Varias visitas subterráneas después, él le propuso matrimonio. La boda está prevista para octubre, y ella se mudará a Egipto.

Para muchos gazatíes hay amor y luz al final del túnel.

image

 

image

Anuncios

, ,

  1. Vence el amor y la humanidad sobre la sinrazón sionista «

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: