No son números

Son niñas y niños palestinos asesinados a mano del criminal Estado sionista de “Israel”. ¿Hasta cuándo la justicia internacional, va estar callada? Los sionistas siempre han asesinado a civiles palestinos inocentes, desde la creación de los grupos terroristas sionistas, antes de la creación del infame Estado de “Israel”. Así que, no pueden decir que actúan en defensa propia, porque en todas las épocas de una manera u otra y durante más de 70 años han estado asesinando a inocentes, como esta nueva lista de niños. Por lo tanto y como seres humanos y defensores de los DDHH, exigimos una actuación de inmediato del Tribunal de Los Derechos Humanos, contra la barbarie sionista.

Artículo de The New York Times

¡Solo eran niños!

Por Mona El-Naggar, Adam Rasgon y Mona Boshnaq

26 de mayo de 2021

Read in English

Apenas unos minutos después de que estallara la guerra entre Israel y Hamas, un niño de 5 años llamado Baraa al-Gharabli fue asesinado en Jabaliya, Gaza.

Mustafa Obaid , de 16 años , murió en el mismo ataque, la noche del 10 de mayo.

Casi al mismo tiempo, cuatro primos, Yazan al-Masri , 2, Marwan al-Masri , 6, Rahaf al-Masri , 10 e Ibrahim al-Masri , 11, fueron asesinados en Beit Hanoun, Gaza.

“Fue devastador”, dijo Mukhlis al-Masri, un primo. “El dolor de nuestra familia es indescriptible”.

Cuando se les pidió que describieran cómo se sentían, muchos padres respondieron con un simple “Es la voluntad de Dios”, su voz a menudo reducida a un susurro, las palabras transmiten resignación. Dijeron que sus hijos habían querido ser médicos, artistas y líderes.

“Estoy incrédulo”, dijo Saad Asaliyah, un taxista de Jabaliya, que perdió a su hija de 10 años. “Trato de calmarme diciendo que era la voluntad de Dios que ella se fuera”.

Durante 11 días de combates este mes entre Israel y Hamas, al menos 67 niños menores de 18 años murieron en Gaza y 2 en Israel, según los informes iniciales.

Estos son los niños que murieron.

Hussein Hamad , 11 años

Ibrahim Hassanain , 16 años

Muhammad Suleiman , 15 años

Hamza Ali , 12 años

Mina Sharir , 2, y Lina Sharir , 15, hermanas

Casi todos los niños asesinados eran palestinos.

Gaza está abarrotada y su población se inclina hacia los jóvenes, con aproximadamente la mitad menores de 18 años. Por lo tanto, cuando los aviones de combate israelíes golpean hogares y vecindarios residenciales, el número de niños en riesgo es extraordinario. A veces, casi hogares enteros desaparecen con una sola explosión.

Israel culpa a Hamas por el alto número de civiles muertos en Gaza porque el grupo dispara cohetes y realiza operaciones militares desde áreas civiles. Los críticos de Israel citan el número de muertos como evidencia de que los ataques de Israel fueron indiscriminados y desproporcionados.

Beit Hanoun, en el norte de la Franja de Gaza, el 15 de mayo. Samar Abu Elouf para The New York Times

Los niños son los más vulnerables.

En Gaza, crecen en medio de una pobreza generalizada y un alto desempleo, y no pueden entrar o salir libremente del territorio debido al bloqueo impuesto por Israel y Egipto. También viven bajo la constante amenaza de guerra. Un joven promedio de 15 años habría pasado por cuatro importantes ofensivas israelíes. Casi todo el mundo en Gaza conoce a alguien que ha muerto en los combates.

“Cuando pienso en los niños que murieron”, dijo Ola Abu Hasaballah, un psicólogo infantil en Gaza, “también pienso en los que sobreviven, los que fueron sacados de los escombros y perdieron una extremidad, o los que se irán a la escuela y ver que su amigo ha desaparecido “.

En la aldea árabe de Dahmash, en el centro de Israel, cuando las sirenas sonaron alrededor de las 3 de la mañana del 12 de mayo, Nadine Awad , de 16 años, y su padre salieron corriendo en busca de refugio, dijo su tío, Ismail Arafat. Pero un cohete disparado por militantes en Gaza se estrelló contra el suelo junto a su casa y los mató a ambos.

Nadine era una de las mejores estudiantes, dijo su asesora académica, Sirin Slameh. Hablaba inglés con soltura, aprendió a tocar el piano por sí misma y participó en programas de convivencia entre judíos y árabes, dijo Slameh. La semana anterior, había obtenido un 97 en un examen de matemáticas, una materia con la que había tenido problemas.

Estaba muy unida a su padre, dijo Arafat, y lo seguiría a todas partes.

“Lo triste es que ella lo siguió afuera cuando sonaron las sirenas”, dijo, “y ahora lo ha seguido hasta la tumba”.

Zaid Talbani , 4, y Miriam Talbani , 2, hermanos

Hala Rifi , 13 años

Bashar Samour , 17 años

El funeral de Mina Sharir, 2. Samar Abu Elouf para The New York Times

Si bien la mayoría de los niños eran palestinos muertos por ataques aéreos israelíes, hay excepciones.

Al menos dos de los niños muertos en Gaza, Baraa al-Gharabli y Mustafa Obaid , pueden haber muerto cuando los militantes palestinos dispararon un cohete contra Israel que se quedó corto, según una investigación inicial de Defense for Children International-Palestine.

Y uno de los niños asesinados en Israel, Nadine Awad, era palestina.

“Los cohetes no diferencian entre árabes y judíos”, dijo Ismail Arafat, su tío.

Una vez que comenzó la guerra, Ido Avigal , de 5 años, estaba tan ansioso que no quería dormir, ducharse o comer solo, dijo Shani Avigal, su madre.

Cuando las sirenas comenzaron a sonar en Sderot, Israel, se acurrucó con su familia en una habitación segura fortificada en la casa de su tía. Pero cuando un cohete golpeó un edificio cercano, la metralla atravesó el grueso vidrio de la habitación segura, le desgarró el estómago y lo mató.

La Sra. Avigal dijo que su hijo era cariñoso y cariñoso, y recientemente les había dicho a sus compañeros de clase que “no todos los árabes son malos”.

“Dije que todos no quieren matarnos”, le dijo a su madre. “Finalmente los convencí”.

El mismo día, 12 de mayo, Hamada al-Emour , de 13 años, fue con su primo, Ammar al-Emour , de 10, a cortarse el pelo en una peluquería, una tradición entre muchos palestinos antes del festival que sigue al final del Ramadán.

Estaban casi de regreso a casa en Khan Younis cuando un ataque aéreo israelí los mató a ambos, dijo Atiya al-Emour, el padre de Hamada, quien dijo que fue testigo de la muerte de su hijo.

“Ojalá no hubiera visto lo que le sucedió”, dijo el Sr. al-Emour. “Fue horrible.”

Mahmoud Tolbeh , de 12 años, era un excelente estudiante, dijo su padre, Hamed Tolbeh. Le gustaban las ciencias y soñaba con convertirse en ingeniero mecánico. Ayudó en la casa, preparó huevos y sándwiches para sus hermanos, té y café para los invitados, limpió la casa y recogió los comestibles.

“Él era la columna vertebral de nuestra familia”, dijo Tolbeh. “Podríamos confiar en él para cualquier cosa”.

La última noche del Ramadán, fue a ayudar a un primo a su peluquería. Mahmoud estaba a unos pasos de la entrada de la tienda, dijo su padre, cuando la metralla de un ataque aéreo israelí golpeó su cabeza y cuello. Murió dos días después.

Su hermana Nagham acunó su cuerpo.

“Tenía un futuro brillante”, dijo Tolbeh. “Pero fue enterrado con él en la tumba”.

Nagham Tolbeh lamentó el cuerpo de su hermano, Mahmoud. Samar Abu Elouf para The New York Times

Yahya Khalifa , de 13 años, disfrutaba andar en bicicleta, había memorizado varios capítulos del Corán y esperaba algún día visitar la Mezquita Aqsa en Jerusalén.

“Era un niño inocente y dulce”, dijo su padre, Mazen Khalifa.

Salió a hacer un recado rápido, prometiendo comprar yogur y helado para la familia, dijo su padre, y murió en un ataque aéreo israelí.

Cuatro hermanos: Amir Tanani , 6, Ahmad Tanani , 2, Ismail Tanani , 7 y Adham Tanani , 4 (sin foto).

Las identidades de los niños asesinados, sus fotografías y las circunstancias de sus muertes provienen de sus padres y otros familiares, maestros y escuelas en Gaza e Israel, organizaciones internacionales de derechos, funcionarios palestinos, redes sociales y organizaciones de noticias en Gaza e Israel. La mayoría de los detalles fueron corroborados por múltiples fuentes.

Khaled Qanou , 17 años

Ahma al-Hawajri , 14 años

El ejército israelí dice que toma precauciones rigurosas para evitar la muerte de civiles. Dice que una gran parte de su campaña de bombardeos tuvo como objetivo la red de túneles subterráneos de Hamas, una instalación militar que corre por debajo de barrios civiles.

Sin embargo, muchas personas en Gaza dicen que el número de civiles muertos demuestra que las precauciones que pueda tomar Israel son trágicamente insuficientes.

“La gente piensa que tiene que haber alguna razón”, dijo Raji Sourani, director del Centro Palestino de Derechos Humanos en Gaza, “pero lo fundamental es que quieren infligir dolor y sufrimiento”.

La madre y el hermano de Yahya Khalifa, de 13 años. Samar Abu Elouf para The New York Times

El bajo número de víctimas israelíes también reflejó un desequilibrio en las capacidades defensivas.

Hamas y otros grupos militantes dispararon más de 4.000 cohetes contra pueblos y ciudades israelíes, también de forma indiscriminada. Pero la mayoría fueron interceptados por el sistema de defensa aérea Iron Dome de Israel, que según funcionarios israelíes detuvo alrededor del 90 por ciento de los cohetes. Y muchos israelíes tienen habitaciones seguras en sus hogares.

En Gaza, la mayoría de la gente no tiene acceso a habitaciones o refugios seguros. Mucha gente busca refugio en las escuelas de las Naciones Unidas, pero también han sido bombardeadas, lo que refuerza la sensación de que cualquiera puede morir en cualquier lugar.

Incluso en Israel, los ciudadanos árabes no siempre tienen el mismo acceso a los refugios antiaéreos. La Sra. Awad, que fue asesinada por un cohete procedente de Gaza, vivía en una aldea árabe sin refugio antiaéreo.

Lina Issa , 13 años

Fawziya Abu Faris , de 17 años, se levantaba temprano todas las mañanas en Umm al-Nasr, una comunidad beduina en el norte de Gaza, para ordeñar las ovejas de su familia y hacer queso fresco y yogur, dijo su padre, Nasser Abu Faris.

Muhammad Abu Dayyeh , 9 meses

Hoor al-Zamli , 2

Ibrahim al-Rantisi , 6 meses

Era poco después de la medianoche en Beit Lahia, Gaza, y los tres niños aterrorizados estaban acurrucados en los brazos de su madre. Muhammad-Zain al-Attar , de 9 meses, se sentó en el medio, su hermana, Amira al-Attar , de 6 años, y su hermano, Islam al-Attar , de 8, a cada lado.

El primer ataque golpeó la entrada de su apartamento en la planta baja, atrapando a la familia e imposibilitando la huida, dijo el padre, Muhammad al-Attar. El segundo, momentos después, derribó el edificio de tres pisos.

El Sr. al-Attar se desenterró entre los escombros y sobrevivió. Su esposa e hijos fueron aplastados bajo un pilar de hormigón, y sus cuerpos se encontraron todavía juntos.

Abdullah Jouda , 12 años

Los expertos en salud mental y las organizaciones independientes que trabajan con niños en Gaza dicen que comúnmente sufren de trastorno de estrés postraumático, miedo crónico y ansiedad. Esos sentimientos pueden producir pesadillas debilitantes y comportamientos autodestructivos o agresivos.

Un niño palestino junto a los restos de su casa en la ciudad de Gaza. Samar Abu Elouf para The New York Times

“Gaza ya es una experiencia muy violenta y aterradora para los niños porque están bajo un régimen militar constante”, dijo Karl Schembri, portavoz del Consejo Noruego para los Refugiados, que dirige un programa de psicoterapia y educación para niños en Gaza. Once de los niños con los que trabaja el grupo fueron asesinados este mes, todos ellos en sus casas.

“Estaban recibiendo asistencia y cuidados para tratar de dejar atrás sus pesadillas y su trauma”, dijo Schembri. “Ahora están enterrados con sus sueños y sus pesadillas”.

Butheina Obaid , 6 años

Suheib al-Hadidi , de 12 años, vivía con sus padres y cuatro hermanos en el abarrotado campo de refugiados de Shati en la ciudad de Gaza. Estaba fascinado por las aves, que tenían una libertad que solo podía imaginar. Tenía una cacatúa, la entrenaba para que se sentara en su hombro e imaginaba un futuro como criador, dijo su primo, Abdullah al-Hadidi.

Su hermano, Yahya al-Hadidi , de 10 años, era un niño tímido al que le gustaba andar en bicicleta y jugar con gatos, dijo al-Hadidi.

Osama al-Hadidi , de 5 años, era considerado uno de los miembros más elegantes de su familia. Se cambiaba de ropa con frecuencia y se esforzaba por perfeccionar su apariencia, dijo al-Hadidi. “Se duchaba y se cambiaba de ropa cada dos horas”.

Abdurrahman al-Hadidi , de 7 años, estudió inglés, soñaba con viajar a Turquía y le gustaba jugar con autos a control remoto, dijo su padre, Muhammad al-Hadidi.

Los cuatro hermanos dormían en la casa de sus tíos, dijo Muhammad al-Hadidi, cuando una bomba israelí atravesó el techo y los mató a ellos, a su madre, a su tía y a cuatro primos.

Yamen Abu Hatab , 5, 

Bilal Abu Hatab , 9, 

Miriam Abu Hatab , 7,

Yousef Abu Hatab , 10

Palestinos que llevan los cuerpos de los niños de la familia Abu Hatab que murieron en un ataque aéreo israelí. Samar Abu Elouf para The New York Times

Mohammad Bhar , 17 años

La familia al-Qawlaq era propietaria de dos edificios de apartamentos adyacentes en la calle Al Wahda, una vía principal en la ciudad de Gaza. Alrededor de la 1 am del 16 de mayo, los ataques israelíes redujeron ambos edificios a escombros, matando a más de 20 miembros de la familia extendida, incluidos ocho niños:

“Es inimaginable”, dijo Waseem al-Qawlaq, que sobrevivió. “Está más allá de la tortura”.

 Yara al-Qawlaq , 9, Hala al-Qawlaq , 12, Rula al-Qawlaq , 5 , Zaid al-Qawlaq , 8, Qusai al-Qawlaq , 6 meses, Adam al-Qawlaq , 3, Ahmad al-Qawlaq , 15, y Hana al-Qawlaq , 14 (sin foto).

Buscando víctimas de la familia al-Qawlaq. Samar Abu Elouf para The New York Times

Dima al-Ifranji , de 15 años, en el extremo izquierdo, era la hija mayor y la niña de los ojos de su padre. Era una de las mejores estudiantes de su clase, hablaba inglés y francés y soñaba con estudiar medicina, dijo su padre, Rami al-Ifranji. “Ella era brillante”, dijo. “Ella era una maestra de idiomas extranjeros”.

Su hermano, Yazan al-Ifranji , de 13 años, era un niño inteligente, a menudo el primero en responder preguntas en clase, dijo al-Ifranji. Le gustaba jugar al fútbol y escuchar música, y esperaba convertirse en ingeniero informático.

Mira al-Ifranji , de 11 años, imaginó un futuro como dentista. Y Amir al-Ifranji , de 9 años, era un niño educado con una sonrisa vibrante al que le encantaba jugar fútbol y videojuegos en su teléfono.

Un ataque aéreo israelí el 16 de mayo mató a los cuatro niños y a su madre.

Era tarde en la noche y aunque la fiesta que celebraba el final del Ramadán había terminado, Dana Ishkontana , de 9 años, y Lana Ishkontana , de 5, querían vestirse con sus nuevos atuendos navideños. Su tío, Raed Ishkontana, tomó fotos en su teléfono mientras sus dos hermanos, Yahya Ishkontana , 4, y Zain Ishkontana , 2, miraban, recordó Ishkontana.

Luego salió a comprar bocadillos para la familia, barras de chocolate y papas fritas.

Los cuatro niños y su madre murieron en un ataque aéreo israelí, dijo.

“Ojalá nunca me hubiera ido”, dijo.

Raed Ishkontana, quien sobrevivió a un ataque aéreo, lamentando la pérdida de su esposa y cuatro hijos. Hosam Salem para The New York Times

Su padre la llamaba “Galaxy”. Tala Abu Elouf , de 13 años, pensó, tenía la piel del color de una barra de chocolate Galaxy. Fue rápida con una broma y su padre, el Dr. Ayman Abu Elouf, la adoraba, dijo Alaa Abu Elouf, su prima.

Su hermano, Tawfiq Abu Elouf , de 17 años, era un estudiante serio que se preparaba intensamente para las pruebas estandarizadas que toman los palestinos en su último año de secundaria, dijo Abu Elouf.

Hermano, hermana, madre y padre murieron en ataques aéreos israelíes en la calle Al Wahda en la ciudad de Gaza el 16 de mayo, dijo Abu Elouf.

Yousef al-Baz , 13 años

A Rafeef Abu Dayer , de 10 años, le gustaba dibujar. Había esbozado uno de los rascacielos que un ataque aéreo israelí destruyó en la ciudad de Gaza dos días antes y había comenzado a colorear su dibujo cuando su madre la llamó para almorzar.

“Puedes volver a dibujar después de comer”, dijo su madre.

La niña se sentó a almorzar con 13 familiares en un jardín residencial privado. Minutos después, Israel atacó un edificio cercano, dijo un tío. La metralla y los escombros golpearon a Rafeef. Ella y otro tío fueron asesinados.

El dibujo en el que estaba trabajando Rafeef Abu Dayer, de 10 años, antes de que la mataran. Samar Abu Elouf para The New York Times

Nagham Salha , 2 años

“¿Ves su foto?” preguntó. “Ella es digna de nuestro dolor”.

El 19 de mayo, el día antes de que Israel y Hamas acordaran un alto el fuego, Dima Asaliyah , de 10 años, caminaba a casa desde la casa de su hermana mayor con un horno eléctrico para pizzas. Era uno pequeño, dijo su padre, Saad Asaliyah, del tamaño de una pelota de fútbol, ​​que la familia usaba para hornear pan.

Un avión no tripulado de vigilancia israelí había estado sobrevolando, y Asaliyah ahora se pregunta si los soldados israelíes lo confundieron con un arma.

“Quizás sus alarmas se dispararon debido a la estufa”, dijo. “¿Pero no vieron lo pequeña que era?”

Hubo una explosión y su hijo menor se había ido.


Traducción automática