¿JUDÍOS DEL AMAZONAS?


LOS “JUDÍOS DEL AMAZONAS” SE MUDAN A LOS 3 VEINTES

clip_image002 ERNESTO ROSENBERG, de GRAMARPAL

(Grupo de Amistad Argentina-Palestina de Neuquén, Argentina)

La noticia:

Un nuevo grupo de “judíos del Amazonas” llega a Israel

Zohar Blumenkrantz y Judy Maltz – Haaretz / Traducido para Rebelión por J. M.

clip_image004

Un grupo de personas de raza mixta peruana convertidas al judaísmo, también conocidas como “judíos del Amazonas”, emigraron a Israel el mes pasado como parte de una renovada inmigración de la cual se esperan un total de 150 para 2014. El grupo de 18 integrantes de la pequeña comunidad judía de Iquitos, a orillas del Amazonas en Perú, llegó a Israel en un vuelo de KLM y se estableció en Ramle el mes pasado. …descendientes de los judíos marroquíes que llegaron a la Amazonía en el siglo XIX buscando emplearse en la industria del caucho y que luego se casaron y tuvieron hijos con mujeres nativas.

Ignoraba todo sobre “los judíos del Amazonas” hasta que leí la nota. Además de lo particular de ese fenómeno migratorio, aparentemente no presidido por una expulsión, me despertó muchas preguntas sobre un tema mítico, muy central para tantas religiones y culturas: el de volver, el del Eterno Retorno como antídoto / fantasía contra la muerte.

Si, como dice todo el mundo, “nadie ha vuelto de ahí”, su persistencia es muy llamativa.

Y también que esté enredado con el destino del retorno, de adónde volver. Apunta a los orígenes, al principio de todo. Con esas piezas se vertebran todas las cosmogonías y creencias en los masallases. Tiene nutrida representación en el arte y la música popular (me resuenan tangos y zambas que lo cantan) y en la “culta” también.

Personalmente me pregunto (he vivido en varios sitios y quedado en Neuquén) ¿será posible volver? ¿Será apenas el anhelo de no morir?

A partir de la noticia, algunos aspectos de la dinámica tormentosa de una colonización desestabilizada: la de Palestina por el Na-Zionismo. La Democracia Colonial resultante, estilo Appartheid en Israel.

Primero, señalar el ¿cándido, silvestre? racismo con que inician su nota los periodistas del diario Haaretz (el Página 12 de Israel):

“Un grupo de personas de raza mixta peruana convertidas al judaísmo, también conocidas como “judíos del Amazonas” emigraron a Israel el mes pasado”

Si ese es el recibimiento literario, ¡cómo será el concreto!

Trato de imaginarme a esos peruanos de Iquitos, la ciudad del Amazonas, catequizados para emigrar a Palestina-Israel.

Extraño fenómeno el de búsqueda de raíces y pertenencias…Parece condensar todo lo que constituye una elección política .Porque hasta la afiliación a un club de fútbol es una decisión política, algo que implica el futuro, y que despega desde algún entendimiento del presente y del pasado ¿no? Y los peregrinajes y los viajes de vacaciones también tienen algo de eso, de fe en que cambiándose de lugar cambia la vida entera – aunque sea por un rato. Más cuando es un grupo entero el que decide irse para arraigarse muy lejos, donde la ilusión. 

Pero lo chocante es que los instalen en Ramle (Ramala), la capital de Cisjordania. Formando parte del plan de limpieza étnica permanente del Estado de Israel, del saqueo del territorio palestino  y su relleno con colonos – que tanto les cuesta conseguir ahora.

Porque se trata de un objetivo militar: Israel padece decrecimiento poblacional, no solo por déficit vegetativo (nacen menos de los que mueren), sino porque en los últimos 20 años ha perdido el 20% de su población judía – mayormente NyCs* – por emigración a Europa y E.U. “en busca de mejores horizontes”. Que se habían ensombrecido al compás de la furia neoliberal que privatizó las empresas estatales, encumbró a una nueva oligarquía y redujo el empleo y los servicios públicos. Todo lo cual desembocó hace 2 años en grandes y nunca vistas manifestaciones de “indignados”… cuyas demandas solo podrían ser satisfechas metiendo mano al exorbitante presupuesto militar. Justamente el que sostiene el estatuto colonial y la guerra como modo de vida. Y sobre todo, sostiene al complejo militar-industrial, engranado con el norteamericano, que se ha convertido en uno de los principales exportadores mundiales de armas (y de “seguridad/contrainsurgencia”, incluyendo sus “técnicos” en el paquete).

El patente peligro de desestabilización colonial fue percibido por el régimen como una amenaza militar – según las imágenes que surte la óptica NaZionista.

No es extraño, entonces, que el Ministerio de Defensa israelí haya designado a la alta natalidad de los palestinos israelíes – otro 20% de la población, unos 750.000 – “una bomba demográfica”- ya que vuelve remota la posibilidad de culminar la empresa de los limpiadores étnicos; y que haya elaborado, entonces, programas de incentivos para captar inmigrantes judíos … o judaizables. A falta de pan, buenas son tortas, se consuelan estos racistas para tragar las impurezas raciales.  Sin poder ocultarlo, demostraban en los hechos, muy a pesar y discutir suyo, que la ideología racial es apenas un invento. Útil para el asalto de lo ajeno, y para mantener a raya a los expropiados. Un constructo social, que le dicen ahora.

Para peor, hasta los enanos crecen en el circo colonial israelí: el otro 20% de la población con tasas de natalidad altas, “palestinas”, es religiosa fundamentalista. A los Haredim, esos que no dejan circular ni las ambulancias en día sábado “porque Dios ordenó que todo descanse ese día”, del Estado de Israel solo les interesa seguir recibiendo sus subsidios. Que les permiten no trabajar, tampoco hacer el servicio militar, y sólo dedicarse a estudiar los libros sagrados…y a hacer hijos. Si alguien trabaja, son, muy patriarcalmente, sus mujeres.

Con lo que a más tardar en una generación más, el 40% de la población será de gente por lo menos descomprometida con el Estado Colonial de Israel y el credo Na-Zionista oficial.

Estos datos demográficos, “los 3 veintes”, dan cuenta de porqué el jardincito atómico y democrático del Medio Oriente montado por “los pioneros” europeizadores, es ya poco atractivo hasta para los allí nacidos y criados.

Queda a la vista que no hay remedio militar para lo que en la profundidad ocurre – la quiebra del proyecto histórico Na-Zionista, esa tardía obra colonial europea iniciada en pleno siglo XX.

Ese es el escenario. Ahí es donde los peruanos trasplantados tendrán que hacer méritos de “israelidad” y patrioterismo hacia los Na-Zionistas (que no dejarán de racistearlos para regatearles lo prometido y “ponerlos en su lugar”), chocando contra los originarios de Palestina. Para conseguir llegar a convertirse en colonos de tercera, pero colonos al fin.

Triste asunto este de las migraciones, forzadas por las guerras y el hambre, o el acorralamiento de “poblaciones sobrantes”, auténtica creación de las globalizaciones capitalistas. Más triste aun el de algunas migraciones como ésta, armada para enfrentar pobres contra pobres que ni hablan la misma lengua.

Por su parte, la dirigencia Na-Zionista del Estado de Israel, no se atreve a constatar su fracaso histórico para normalizar “una patria judía”. Huye hacia adelante, reclutando soldaditos y grupos sociales para su misión imposible: la guerra eterna por una “pureza étnica” fabulada (porque si existen las razas, los judíos pertenecen a todas). Demencial, ¿no?

Pero su lógica reside en que le rinde inmensas ganancias a esa elite empresarial terrorista. Y es por eso que se atornilla a la maquinaria estatal-militar que ha convertido a Israel en un portaviones “occidental” – de E.U. y la Unión Europea – incrustado en el Mashrek (el Medio Oriente), y ha encerrado a los israelíes en la brutalidad de la vida cuartelera. Hay Terror – desigual y colonial – para todos: para los oprimidos palestinos, saqueados y masacrados, y para los judíos israelíes que temen su respuesta, y, así, la mayoría de ellos siguen viajando a bordo del “tren fantasma” del NaZionismo, de horror en horror “por la patria”, sin poderse bajar.

Salvo ese selecto 20% que emigró a E.U. y Europa, y son la marca de la crisis colonial. (Entre los que hay algunos personajes conocidos, como los antagónicos y britanizados Pappe y Atzmón. Y hasta el alcalde de Chicago, creo).

Y salvo, claro, las minorías de compañeros anarquistas, trotskistas y otros, que se juegan contra el tan nacional y popular racismo estatal israelí, y defienden los derechos palestinos.

 

Tal vez la vida en Iquitos fuese dura. Tal vez las ilusiones de un allá lejos feliz y “propio” demasiado dulces…

Tal vez, sueñen con alguna reencarnación, y crean poder conjurar la muerte en el mito del Eterno Retorno.

Pero seguro que nada bueno les espera a los peruanos trasplantados por la Agencia Judía.

NICs* = “Nacidos y Criados”, se usa en Neuquén, mi ciudad, para diferenciar a los “neuquinos de veras” de los inmigrados de otras provincias argentinas, ampliamente mayoritarios hasta hace poco. Sintomáticamente, excluye a los primeros pobladores: chilenos, y originarios mapuches. Un racismo provincialista, de entrecasa, pero no menos utilitario que los grandes racismos.

clip_image006

Programa Provincial de Alimentos Neuquinos

 

 

 

Anuncios

, , , , ,

  1. #1 por ERNESTO ROSENBERG el 06/08/2013 - 15:33

    Gracias Abdo, muy buena maquetación y presentación

  2. #2 por Abdo Tounsi el 06/08/2013 - 15:46

    No hay de qué amigo Ernesto… Salam

Bienvenidos / Welcome / Bienvenue / اهلاً و سهلاً بكم

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: